Caro y Santiago, su Boda

Caro y Santiago, su Boda

Quizás no conozca demasiado a esta pareja. O quizás lo haya hecho la misma noche de su Boda: uno es el reflejo de la familia y amigos que tiene. Eso habla de uno mismo, y mucho.

Caro y Santi comienzan una nueva vida. Algunas pérdidas dolorosas en el camino pero con otras hermosas y esperanzadoras bienvenidas que pronto llegarán, de alguna manera todos estuvieron presentes en este día tan especial para ellos.

Caro cuidadosa y serena, y Santiago un loco de atar con sus amigos en una Boda llena de momentos divertidos (un anillo en mano equivocada, un auto que se descompuso, una torta de novios cortada antes de tiempo y sin aviso) hicieron que su Casamiento sea tan personal como ellos y que todo sea parte de un anecdotario que queda plasmado en este resumen.

Trash de Nadia y Suleiman

Trash de Nadia y Suleiman

Casi un año ya? Creo que sí, y un día se despertaron y decidieron festejarlo. Si bien esta pareja lleva de novios ya muchos años, un año de vivir juntos, dar el sí en una hermosa boda rodeados de amigos y familia, no quita que deban seguir alegrándose y divirtiéndose como lo hicieron este día.

Un año, y un vestido ya guardado y limpio. Pero el vestido se tiene que aprovechar al máximo y no me costó mucho decirles que sí en compartir unas horas juntos y meternos todos (sí, yo también quedé todo mojado y embarrado) en una hermosa laguna para realizar esta sesión de Trash the Dress - aquí pueden saber que significa.

Éste es el resumen de Nadia y Suleiman (El Negro para los amigos) donde hubo risas, corridas, abrazos, y muchas caídas con un hermoso atardecer que terminó coronando todo.

Sobre las elecciones en la Fotografía

Sobre las elecciones en la Fotografía

Hace unas semanas me preguntaban cual era el criterio de mi elección de que las fotos fueran en Blanco y Negro o a Color, expliqué que no es un método que tengo personalmente sino que es algo que vas más con el sentir del momento y la foto en sí.

Para aquellos que no se dedican a esto, el "relato" en una historia tiene que ver con todas las elecciones que hacemos al momento de la captura. Incluso antes. Desde el lente, la ubicación, composición, distancia focal del lente elegido - cada uno tiene su propia personalidad y comunica de manera diferente, y también lo tiene el blanco y negro en sus variantes - y la fotografía a color, con sus diferentes temperaturas.

En un relato completo - al menos en mi caso particular - hay una toma de conciencia concreta sobre estas decisiones. Una continuidad. Una comunicación entre anteriores y posteriores. Enlaces. Hay razones de peso para las mismas, por eso trabajo con un único lente en el 95% de un registro que es el que siento apropiado, y si me obligaran a usar otro, seguramente no estaría a gusto con el resultado.

Madre e Hija - Día de la Boda.

La "visión" de un fotógrafo está formada por todas estas elecciones previas: mirada, lentes - que la mayoría de quienes llegan a nosotros no tienen mucho conocimiento de las diferentes focales y lo que comunican - composición, y elección de edición. Y en algunos casos como el mío, también por algo de lo que redacto y cuento en estas historias.

Es algo que disfruto mucho y a veces, toma tiempo "conectarse" con el lugar, historia, momento, y sentir de un relato para darle lo que realmente se quiere comunicar. De otra manera, sería sólo un automatismo de aplicar filtros o entregar un producto sin revisar o editar, descuidando algo que, para la mayoría de nosotros es algo demasiado valioso: un momento capturado que permanecerá para siempre.

Boda de Agus y Cris

Boda de Agus y Cris

Ya dije antes que éste ha sido un año de bodas atípicas (hablé de eso aquí). El casamiento de Agustina y Cristian no escapó a esa tendencia, y ya verán las razones de mi afirmación.

Cuando tuve la entrevista con esta hermosa pareja, tuve mi primera impresión. Y me equivoqué en ciertos aspectos: por un lado sentí que Agus era una mujer con carácter. Firme, decidida. Por momentos temí si yo sería el fotógrafo para ellos. Con Cris en cambió sentí que, estaba totalmente enamorado de Agus por la manera en que la miraba, y que era lo que había querido para él toda la vida. No es que Agus no tuviese los mismos sentimientos - que los comprobé en la hermosa sesión previa que pueden ver acá - sino que estaba totalmente abocada a la organización de su Boda.

Sorpresa fué cuando pregunté en que salón sería, y me respondió segura de sí que no habían elegido el circuito tradicional de Casamientos y que festejarían sólo con quienes querían tener ese día en Tucson, un restaurante estilo Americano con una atención excelente y comida espectacular (opinión personal: deberían ofrecer este servicio a más parejas) Genial! Respondí! Y me dí cuenta que sería otra boda más que comenzaba con bases fundamentales: la gente que realmente uno quiere, y celebrar de la manera que uno va a disfrutar.

Así que llegó el día de la Boda y me encontré con una niña, que corría por su casa divirtíendose y pude ver y sentir que tenía a otra Agus frente a mí... y fue hermoso ser parte de eso. Los sonidos de la casa vieja, la calma por un lado y la locura por otro, las Historias, su sonrisa...

Con un bellísimo vestido de Sofía Ferreyra tan personal como la Novia misma, el delicado maquillaje y peinado de Diego Guerrero, accesorios de Guidobono el día de la Boda llegó y el festejo estuvo lleno de rostros conocidos,  abrazos y risas. Un poco de música, y luego partimos a seguir festejando en otro espacio donde terminó la noche. 

Con ustedes, el resumen de Cris y Agus.

Bodas que son Celebración

Bodas que son Celebración

Éste viene siendo un año de Bodas que no son las típicas. Y cuando me refiero a "atípicas" hago referencia a que me llegan las parejas que realmente quiero tener y que sé que disfrutan de mi fotografía y mi forma de ver y sentir.

No esperan ciertas fotos, no están desesperados por cuestiones de técnica que no conocen ni les interesa en muchos casos, sino que necesitan volver a sentir momentos que vivieron y ver cosas que no pudieron registrar: rostros, expresiones, locura, calma... mensajes ocultos.

Estas Bodas hacen hincapié más en sentir que en mostrar. No buscan reflejar algo que no son, prefieren otros espacios, otras formas, más personales, algo que los identifique con quienes son y como son. En rodearse de quienes quieren tener a su lado - y parafraseando a una novia que tuve hace un tiempo: a quienes son merecedores de ver su vestido de novia - en disfrutar, celebrar, vivirlo. Rodearse de sus amigos, afectos, familia.

Me vengo cruzando con Casamientos que son reuniones familiares, llenos de miradas emocionadas, pequeños momentos perdurables para siempre. Unos que se meten en medio de las sierras como una juntada de día de campo, a comer, beber, relajarse. Otros que deciden salirse del circuito típico de eventos (salones, organizadores, decoradores) y deciden hacer todo por su cuenta. Algunos que deciden transformar un restaurante en un momento de disfrute, relajado donde los afectos cobran importancia y los tiempos no están marcados por nadie. Sólo se disfruta... La emoción pasa por lo que sentimos, no por lo que vemos.

Nada me pone más feliz que todo eso. Porque habla de la autenticidad de las parejas que llegan a mí, que de cierta manera son un reflejo de mi persona. Porque después de todo, una Boda es una Celebración, y una celebración implica todo eso y es lo que perdura para siempre, lo demás, es adorno.