Viewing entries in
Bodas

Lena & Fabian en Basel

Lena & Fabian en Basel

Die deutsche Übersetzung des Texts findest Du weiter unten.

Son pocas las veces que he conocido a la pareja un día o dos antes de su Boda. Contadas con una mano, y me sobran dedos. Y viajar desde España a Basel en Suiza para registrar el casamiento de Lena y Fabian suma una más de esas situaciones donde uno no sabe bien qué es lo que va a encontrarse.

Ya muchos saben que mi forma de trabajar se basa en la conexión que tengo con las personas con las que voy a compartir un momento tan especial en sus vidas, y si bien es un trabajo quiero disfrutarlo y las relaciones humanas son la base de todo esto, así que podrán imaginarse llegar a un lugar, conocer a la pareja que decidió contratarme a cientos de kilómetros de distancia sólo por mensajes de WhatsApp y encontrarme con personas que no logro ni un sólo tipo de conexión… bueh, esperen; éste no fue el caso.

Nos encontramos en la parada del tranvía 8 que nos dejaba muy cerca del que sería un par de días después el lugar de celebración y al momento en que los ví a ambos ya existió lo que es necesario: grandes sonrisas, abrazos más fuertes y los 3 besos de rigor en Suiza. Ya sabía que nada iba a salir mal.

Lena, profesora de teatro. Sensible, expresiva, sonriente y de ojos curiosos y de pasos cortos y rápidos. Fabian, periodista deportivo - enfocado en tenis - y además “tamborillero” de una tradición Suiza y más particularmente de Basel en el segundo carnaval más grande del mundo y declarado Patrimonio Cultural del Mundo. Formal, alto, de mirada segura y hablar pausado. Suizo por naturaleza. Uno el barrilete, el otro el hilo que lo sostiene. Una pareja “despareja” que funciona perfectamente desde la mirada de cariño del uno hacia el otro y la felicidad de tenerse y acompañarse en esto que han decidido caminar juntos. Uno sin el otro no podrían funcionar y eso es lo mágico de todo.

Con un día nublado y algunas gotas, la Ceremonia Civil se llevó a cabo en el Registro Civil de Basel bien cerquita de la Basler Münster (la Catedral de Basilea), una hermosa iglesia estilo gótico que sufrió los embates de un terremoto por el 1300 y que luego fue reconstruida. Nadie que visite esta hermosa ciudad es indiferente a esta belleza histórica y nosotros aprovechamos este espacio para hacer algunas fotos mientras esperábamos el turno a la Ceremonia Civil donde los familiares y amigos se hicieron presentes. Luego de la ceremonia, la sorpresa del “tándem” (una bicicleta doble) para que la feliz pareja recorriera parte de las calles de la ciudad con latas haciendo ruido y haciendo que el público callejero se sorprendiera e hiciera fotos de ese momento. Después de todo: ¿a quien no le gusta celebrar el amor de dos personas incluso si no los conocen?!


Es ist mir nicht oft passiert, dass ich ein Paar einen oder zwei Tag vor ihrer Hochzeit kennengelernt habe. Ich kann diese seltenen Momente mit einer Hand abzählen und es bleiben mir noch Finger übrig. Meine Reise von Spanien nach Basel, um die Hochzeit von Lena und Fabian zu dokumentieren, stellt einer dieser seltenen Momente dar, wo man zu Beginn nicht genau weiss, was einen erwarten wird. 

Viele wissen bereits, dass sich meine Art zu arbeiten vor allem durch die Bindung zu den Personen auszeichnet, mit denen ich diesen speziellen Moment ihres Lebens teilen werde. Auch wenn es mein Job ist, möchte ich ihn geniessen können. Und dafür braucht es für mich eben diese Bindung, diese Art von zwischenmenschlichen Beziehung, denn sie ist der Grundstein von meiner ganzen Arbeit hier. Ihr könnt euch also vorstellen, wie es für mich war, an einen Ort zu gehen um ein Paar kennenzulernen, das sich entschieden hat, mich von mehreren hundert Kilometern Entfernung per Whatsapp zu engagieren. Mit Personen, die es nicht einmal geschafft haben, im Vorfeld zumindest irgendeine Art von der für mich so wichtigen zwischenmenschlichen Beziehung herzustellen – Spass bei Seite, hier war das natürlich nicht der Fall.

Wir trafen uns bei einer Haltestelle des Trams Nr. 8, das uns Nahe an den Ort brachte, der ein paar Tage später ein Ort von Feierlichkeiten werden sollte. In dem Moment, als ich sie beide vor mir sah, war alles vorhanden, was es für mich braucht: Beide mit einem grossen Lächeln, mit noch grösseren Umarmungen und den 3 obligaten Schweizer-Begrüssungs-Küsschen. In diesem Moment wusste ich, dass nichts schief gehen würde. 

Lena ist Theaterpädagogin. Sensibel, ausdrucksstark, lächelnd, mit einem observierend-interessierten Blick und kleinen sowie schnellen Schritten. Fabian, Sportjournalist, mit Schwerpunkt Tennis, und ausserdem «Dambuur» (Trommler) der Basler Fasnacht, eines der grössten Kulturereignisse der Schweiz – im Raum Basel sowieso. Der zweitgrösste Karneval der Welt, der von der UNESCO zu einem Weltkulturerbe ernannt wurde. Fabian, formell, gross, mit sicherem Blick und einer pausierend-überlegten Sprechart. Für mich, das positive Bild eines Schweizers so wie ich ihn mir vorstelle. 

Einer der schwebende Drachen, der andere der Faden, der ihn hält. Zwei «Ungleiche», die zusammen perfekt funktionieren. Sei es der gegenseitige, sich liebende Blick, die Freude, sich gemeinsam zu haben oder sich dafür entschieden zu haben, den Weg, den man im Vorfeld miteinander gewählt hat, zu zweit zu bestreiten. Der einte Teil könnte ohne den anderen nicht funktionieren, und das macht das Ganze so magisch.

Die Ziviltrauung fand an einem nebligen Tag beim Zivilstandsamt in Basel statt, begleitet von ein paar Regentropfen. Ganz in der Nähe befindet sich das Basler Münster (die berühmte, gotische Kathedrale von Basel-Stadt), die im Jahre 1300 von einem Erdbeben heimgesucht und anschliessend rekonstruiert wurde. Niemand, der diese schöne Stadt besucht, kann es sich erlauben, diese historische Schönheit nicht zu besuchen. Wir haben die Gelegenheit genutzt, während wir auf den Termin der Ziviltrauung sowie Freunde und Familie warten durften, an diesem historischen Ort einige Fotos zu machen. Nach der Trauung wurde dem glücklichen Brautpaar das Überraschungsgeschenk, ein Tandem-Fahrrad, übergeben. So konnten sie gemeinsam einen Teil der Strassen von Basel mit angehängten Blechdosen mit Lärm füllen, so dass die anderen Strassenteilnehmenden, überrascht von diesem speziellen Moment, ebenfalls Fotos machen würden. Nach alledem: Wem gefällt es schon nicht, die Liebe zwischen zwei Personen mit ihnen gemeinsam zu feiern, selbst wenn man die Liebenden nicht direkt kennt?!


Danke Cristian Cardoso für die Übersetzung!!

Camila y Emin, Boda en Suiza

Camila y Emin, Boda en Suiza

Die deutsche Übersetzung des Texts findest Du weiter unten.

Creo que deberíamos casarnos no?

La lluvia caía constantemente en el pequeño pueblito cerca de Como, Italia. La noche estaba tranquila y mientras el ruido de las gotas y el reflejo de las luces sobre el piso mojado con hojas pegadas de los arboles afuera del hotel parecían ser lo únicos testigos de un momento de silencio entre los dos, la mirada de él se detuvo y sin pensarlo ni planearlo de su boca salieron las palabras que desatarían un torbellino de emociones encontradas en Camila.

No se podía negar que ese hombre estaba enamorado de ella, razones había de sobra porque ya habían compartido varios años juntos y básicamente había quedado flechado por sus ojos el primer día que la vio en su lugar de trabajo.

El silencio y la falta de respuesta se hizo eterno para Emin, pero en la mente de Camila las escenas de lo que se supone debía suceder en estas situaciones no le permitían dar una respuesta: ok, la lluvia era perfecta, la escena ya era era romántica: los dos ahí en silencio en una noche oscura, en un pueblo de las zonas más bonitas del norte de Italia, un nuevo viaje juntos… pero no había existido una “verdadera propuesta”. Acaso no debería existir una invitación a una cena romántica? Una sorpresa de esas que llevan meses de planeamiento?… y el anillo? Pero nada de eso existió y simplemente Emin se dejó llevar por lo que sentía y no iba a pensarlo demasiado: quería pasar el resto de su vida con ella.

Emin pareció entender mejor aún el comportamiento de Camila.

A su regreso ella le dijo: “Si nos vamos a casar, quiero un anillo.” A su regreso a Suiza, Camila fue en búsqueda de su anillo. Emin la acompañó a comprarlo y al momento de pagar se arrepintió y le explicó que lo haría más adelante.

Una semana después y bajo una choza improvisada dentro del mismo departamento que compartían, Emin la esperaba con la propuesta oficial: “Quiero saber si de verdad quieres casarte conmigo…” Y el anillo la estaba esperando en ese pequeño rincón que él con sus propias manos había construido para ella.

Quizás deberíamos aceptar que lo que esperamos llegará a nosotros de una manera que no lo hemos planeado o soñado, pero llegará y eso no significa que tenga menor valor.

Dos historias se cruzaron para formar una nueva historia, que a su vez ya está formando una historia más. Una hija que asiste dentro de la panza a la boda de sus padres. Dos culturas, tan lejanas como cercanas. Dos formas de ver y sentir pero donde la base principal está y la emoción, las risas, los abrazos, el sentido de celebración por momentos como éstos unen más que cualquier otra diferencia. Musica y bailes albaneses con comida típica Argentina, una mezcla difícil de resistir.

Esta es la historia de Camila y Emin, ella Argentina-Suiza y él Albanés-Suizo y en estos tiempos donde las historias se siguen cruzando en este mundo revuelto, el Amor sigue teniendo lugar, incluso si llega sin escenas románticas edulcoradas de frases y momentos hollywoodenses que se han impregnado en nuestro inconsciente. El Amor es genuino cuando aceptamos al otro tal cual es, incluso proponiéndote casamiento sin un anillo en la mano porque el símbolo, como símbolo mismo no siempre debe ser visible sino que se lleva adentro y en la forma de mirar al otro. Aquella noche es ese pequeño pueblo al norte de Italia y bajo la lluvia que caía afuera del hotel, no se necesitaba más para recordar que el momento, siempre es el momento perfecto.

«Ich denke, wir sollten heiraten, nicht?»

Es regnete durchgehend in einem kleinen Dorf in der Nähe von Como, Italien. Die Nacht war ruhig, während das Geräusch der Regentropfen hallte und das Mondlicht sich auf dem nassen Boden mit klebenden Baumblättern spiegelte. Es schien, sie waren die einzigen Zeugen dieses stillen, zwischenmenschlichen Moments. Sein Blick verharrte und ohne zu denken, ohne es sich zu überlegen, verliessen eben jene Worte seinen Mund, die einen Wirbelwind von Emotionen bei Camila auslösten.

Man konnte nicht verneinen, dass dieser Mann in sie verliebt war. Es gab mehr als genug Gründe, weshalb sie bereits Jahre miteinander verbracht haben. Im Grunde genommen fiel sie ihm schon seit dem ersten Tag auf, als er sie bei der Arbeit sah.

Die Stille und die ausbleibende Antwort fühlten sich für Emin an wie eine Ewigkeit, aber in Camilas Kopf ging so vieles vor, sodass sie nicht in der Lage war, eine Antwort zu geben – etwas, was man in einer solchen Situation erwarten würde. Klar, die Szene an sich war bereits romantisch, ja perfekt: Der Regen, die beiden in der Stille der dunklen Nacht in einem Dorf in einer der schönsten Gegenden von Norditalien, wieder auf einer gemeinsamen Reise.

Aber es gab keinen «echten Antrag». Müsste es nicht eine Einladung zu einem romantischen Abendessen haben? Eine Überraschung, die Monate im Voraus geplant wurde? ... und der Ring? Nichts von alle dem war vorhanden. Doch Emin liess sich einfach von dem, was er fühlte, leiten und dachte nicht zu viel darüber nach: Er wollte einfach den Rest seines Lebens mit ihr verbringen.

Emin schien das Verhalten von Camila zu verstehen.

Zurück in der Schweiz sagte sie ihm: «Wenn wir heiraten, dann möchte ich einen Ring.» Und so machte sich Camila auf die Suche nach diesem und er akzeptierte, dass es so seien würde. Er begleitete sie beim Einkauf des Rings und als der Moment der Bezahlung nahte, nahm er den Antrag wieder zurück und erklärte ihr, dass er ihn zu einem späteren Zeitpunkt machen würde.

Eine Woche später improvisierte er in der gemeinsamen Wohnung ein kleines Tipi- Zelt. Dort erwartete Emin sie, diesmal mit einem offiziellen Antrag: «Ich möchte wissen, ob du mich wirklich heiraten möchtest.». Diesmal war ein Ring da, der in einer kleinen Ecke des Tipi-Zelts, das er eigenhändig für sie gebaut hat, auf sie wartete.

Vielleicht sollten wir einfach akzeptieren, dass das, was wir erwarten, so zu uns kommt, wie wir es eben nicht geplant oder geträumt haben. Aber es wird irgendwie kommen – und das bedeutet nicht, dass es weniger wertvoll ist.

Zwei Geschichten haben sich gekreuzt um eine Neue zu werden, die zur selben Zeit bereits eine neue Geschichte schreibt: Eine Tochter, die im Bauch der Braut an der Hochzeit teilnimmt. Zwei Kulturen, so weit voneinander entfernt und doch so nah. Zwei unterschiedliche Arten zu sehen und zu fühlen, wo aber im Grunde dieselbe Basis besteht und die Emotionen, die Freude, die Umarmungen und das gemeinsame Gefühl von eben solchen Feiern so viel mehr vereinen als unterscheiden. Musik und Tanz aus Albanien mit typischem Essen aus Argentinien – eine Mischung, die man nur schwer widerstehen kann.

Das ist die Geschichte von Camila und Emin, sie Argentinierin und Schweizerin, er Albaner und Schweizer. Und obwohl wir uns in einer unruhigen, wechselhaften Welt befinden und sich immer weitere Geschichten kreuzen, wird die Liebe immer einen Platz finden, auch ohne romantisch-süssen Szenen aus Hollywoodfilmen, die sich in unser Unterbewusstsein eingraviert haben. Die Liebe ist von Grund auf echt, wenn wir unser Gegenüber so akzeptieren, wie es ist – auch wenn er oder sie Dir den Vorschlag macht zu heiraten, ohne einen Ring in der Hand zu haben. Denn das Symbol, als Symbol an sich, muss nicht immer mit dem Auge sichtbar sein. Man trägt es im Inneren sowie in der Art und Weise, wie man sich ansieht. Diese stille Nacht in diesem kleinen Dorf in Norditalien, während es draussen konstant regnete, brauchte es nicht mehr um sich daran zu erinnern, dass der Moment immer der perfekte Moment ist.

(Danke Cristian Cardoso)

Oscarina y Ariel

Oscarina y Ariel

Quizás no tuve demasiado tiempo. de conocer a esta pareja. De hecho nos conocimos en persona un día antes de la boda. O dos. Las idas y vueltas de mi ultimo año donde las elecciones de viajar y trabajar sin lugar fijo hicieron que no pudiésemos coordinar un encuentro y teníamos comunicación sólo por teléfono de vez en cuando.

Quizás una pareja es algo así también: la confianza de haber elegido a alguien y relajarse sin presiones ni miedos. Quizás es eso. Quizás me gusta pensar así. Oscarina y Ariel saben de esto y decidieron dar un paso más adelante en su relación, celebrando con su familia amigos una noche inolvidable que fue diversión absoluta: ya saben que esto es sólo un resumen y es difícil elegir entre tantos gritos, abrazos, besos y emoción, momentos que puedan representar un todo. Parece que nunca es suficiente y siempre hay ganas de más.

Y sin más. preámbulos, aquí el resumen de esta hermosa pareja. Disfruten tanto como lo hice yo!

Flor y Agus, Boda en Victoria

Flor y Agus, Boda en Victoria

Celebrado en el Hotel Casino Victoria de la Provincia de Entre Ríos, la Boda de Flor y Agus fue una delicia. Con la organización de un impecable equipo por parte del Hotel más la bellísima decoración de Fabiola Enrique, los invitados fueron llegando al parque del hotel desde donde se podía disfrutar de la vista del río en una tardecita maravillosa que sólo invitaba al disfrute.

Una Celebración del Amor como esta pareja se merecía, donde todos sus amigos presentes y familia acompañaron con alegría, gritos, risas y emoción una noche única.

Virginie e Ivan boda en Estancia La Paz

Virginie e Ivan boda en Estancia La Paz

Con las francesas siempre ha sido así. Bueh, no es que he tenido muchísimas Novias de origen Francés, pero Virginie es la segunda y al igual que la primera de hace un par de años, su contacto fue sólo por teléfono hasta el día antes de la Boda en el cual nos conocimos.

La Estancia La Paz fue el escenario elegido por esta bellísima pareja con la cual sentí una conexión inmediata, a horas de comenzar a registrar su Casamiento en uno de las más hermosos espacios de Córdoba. La Paz es una típica estancia argentina de estilo renacentista italiano; fue construida en 1830 y, a finales del siglo XIX como uno de los refugios preferidos del Presidente argentino Julio Argentino Roca sería ese sábado nublado con amenazas de lluvia el lugar donde amigos y familia de esta pareja Franco-Cordobesa disfrutarían de un momento tan esperado después de más de 7 años de noviazgo.

En los discursos que recibió la pareja luego de la Ceremonia, hubo algo que me llamó la atención y salieron de boca de su propia hermana: Virginie siempre había sido la niña de la familia que no quería despegarse de su hogar, y a la que parecía darle miedo todo tipo de aventura. Sin embargo, el destino a veces juega con nosotros y un día te envía al confín del mundo y te cruzas con el amor de tu vida en los pasillos de un Hotel. ¿Muy resumido? Bueno, condimenten con idas y venidas, ayudas de amigos, montones de besos y abrazos y terminarán en este día. Ivan, con su corazón de sierras cordobesas, había conquistado a Virginie y Virginie, ya no dejaría a Ivan.

Este es el resumen de esta hermosa Boda con una pareja que a pesar de los nervios y lágrimas iniciales, confirmó lo que todos sabemos: que no importa el lugar, no importa el clima, no importan los años, cuando se trata de Celebración, los invitados son el elemento más importante y ninguno de ellos es de cartón o es parte de la decoración.

Analia y Carlos

Analia y Carlos

Quizás lo que más me gusta de este tipo de Bodas es su “familiaridad”. En un ambiente donde todo parece que tiene que seguir un protocolo, algunas parejas (varias de las que me han elegido) parecen querer salirse de eso y simplemente sentir. Creo que nada es más auténtico que eso.

Siempre les aconsejo que el día de su Casamiento - más allá de las expectativas que tengan - no dejen de ser ellos mismos porque quienes comparten ese momento tan importante querrán ver a las personas que toda la vida han conocido, y en el caso de Ana y Carlos, sus dos hijos estallarían presentes y nadie más que ellos sabrían detectar las complicidades y los gestos de quienes decidieron dar el Sí, después de muchos años de pareja consolidada.

Con amigos y familia, todo es mejor. Toda Celebración es mejor. Y cuando es auténtico mucho más.

Pablo y Carlos

Pablo y Carlos

Bebamos alegremente de este vaso

porque la belleza resplandece:

que la hora efímera

se embriague de deleite.

Bebamos con el dulce estremecimiento

que provoca el amor 

puesto que estos bellos ojos

omnipotente atraviesan el corazón.

Bebamos, el amor, al tomar vino

volverá los besos mucho más ardientes.

Bebamos, el amor, al tomar vino volverá los besos mucho más ardientes…

Quizás nada puede resumir mejor la Boda de Pablo y Carlos que las primeras estrofas de “Libiamo Ne’lieti Calici” (Brindisi) de La Traviata, la bellísima obra de Piave con música del genial Verdi.

Verónica Del Villar, Anita Barrionuevo y Luciano Castillo interpretaron a capella las voces de Alfredo y Vilotta, y el silencio de admiración se hizo presente entre sonrisas con la respiración contenida de los invitados y agasajados (incluso del personal del salón) en un salón bellísimante decorado. La noche estaba comenzando de esa manera, y era una fórmula que invitaba al brindis y la celebración. La celebración del Amor.

Después de algo más de 4 años, viajes interminables de una lado y hacia otro, quizás lo que define a una pareja no es el estar unidos todo el tiempo, sino que el ser compañeros uno del otro y que están dispuestos a vencer ciertos miedos, costumbres por algo que los moviliza a ir por más. La Historia de Carlos y Pablo es algo así. Familiares y con infinidad de amigos y reuniones sociales, su Boda no podía ser más que el reflejo de ellos: las personas que realmente querían tener cerca, su círculo afectivo más cercano que iban a levantar la copa por ellos en esta ceremonia que no tuvo protocolo, sino que fue un reflejo exacto de dos partes que son distintas, opuestas en varios aspectos pero que se complementan como un todo para fundirse en una unidad que cobró mucho más sentido esta noche.

Ahí suenan, de fondo las palabras, risas, abrazos, salutaciones y felicitaciones. Atrás quedaron los miedos, las dudas que surgen en todo esto que es el querer agasajar a quienes queremos en esto que llamamos “Nuestra Boda”. Por suerte, los chicos comprendieron inmediatamente que lo más importante de una noche como ésta son los invitados, a quienes se agasaja y ese agradece por su presencia, por su acompañamiento y soporte.

Con un salón bellísimamente preparado por todo el personal de Bernardina, la recepción estuvo musicalizada por Cordelia Andrada acompañada por Agustín Waldheim, Mateo Marengo y Lucas Sánchez. Con cartas de amigos lejanos que no pudieron estar presentes, una bella canción de Eladia Blázquez - A un semejante - cantada a voz desnuda por Alejandra Hillman e incluso un pequeño acto de stand up, la noche de esta pareja se resume - muy resumidamente - en estos instantes que disfrutarán debajo. No quiero olvidarme el excelente trabajo de Alejandro Arias Bazán en maquillaje.

Con ustedes voy a compartir

este tiempo de alegría;

todo es locura en la vida, 

lo que no sea placer.

Gocemos, ya que rápido y fugitivo

es el placer del amor…

"Sí quiero", cuatro veces. Boda en Colombia

"Sí quiero", cuatro veces. Boda en Colombia

Tantas veces como quieras. Tantos fotógrafos como sean necesarios. Tanto calor como fuese posible. Tanto amor y tanta calidez frente a un mar que trataba de acariciar a las dos parejas que dieron el “Sí” delante de un cura que oficiaba por primera vez un casamiento doble: 4 veces “Sí, quiero” y cientos de clics de muchísimos fotógrafos que quisieron retratar esta particular Ceremonia. Y ahí estuve yo también registrando la pareja de Juan y Angie.

¿Cuando se decide dar. un paso adelante en una pareja ya establecida, con familia incluida? No hay un momento exacto para esto, ya muchos de ustedes conocen a varias parejas que he tenido el placer de registrar con historias similares, aquellas que decidieron dejar registro, como un documento, del Amor que se siente, como un testamento frente a las personas que se quiere. Eso hicieron estas 4 personas.

En un pequeño pueblo frente al bellísimo mar de Colombia, esta ceremonia real organizada por Megafoto en el marco de un taller de fotografía al que fuí convocado como Tallerista, bellamente ambientada por Marta Vega acorde al entorno fue el cierre perfecto para una semana de capacitación de más de 150 Fotógrafos de diferentes latitudes de ese bellísimo país. Para mí, fue una experiencia única en todo sentido.

Las novias lucieron bellísimos vestidos de novias por Julia Serpa Alta Costura y maquilladas por Paola Mendoza.

Juli y Lili

Juli y Lili

Alguien hizo mi trabajo. Y no me refiero a registrar esta boda, sino a escribir las palabras que son perfectas para el resumen de la misma. Ya saben cuanto me gusta contar y compartir algo de las Historias de las parejas, pero cuando escuché de la boca de una de las mejores amigas de Juli y Lili este discurso, además de mis lágrimas, también se vinieron a mí el deseo de hacerlas visibles, porque creo que fueron el resumen perfecto de este momento.

"Si cualquiera de nosotros hoy mirase con profundidad los ojos de Julia y Lili, veríamos que el Amor triunfa. Y cuando digo que lo hace es porque además es sentimiento y emoción, es materia. Materia concreta que convive con nosotros día a día.

... Elegir a la compañera es quererla con aciertos y con sus debilidades. Elegir a la compañera de vida es mirarla y emocionarse del acto más sencillo. Elegirla es confiar y crecer juntos. Es entender que no son la misma cosa, un todo, sino dos individualidades que se potencian, que transitan el día y noche, el verano y el invierno, el amor, la felicidad, los miedos y las tristezas, que lo transitan de la mano, con el apoyo justo que cada uno necesita.

Elegir a la compañera es verla. Y ver en ella: verdad.

... Ver a Juli y a Lili es ver que hay mundos posibles... "

Una búsqueda que llega a su final para comenzar un nuevo comienzo. Una nueva oportunidad, una mano que te agarra firme y unos ojos que te sostienen. No se necesita más para demostrar que el Amor, es el mismo Amor. Siempre.